Acerca del Foro Argentino Checo

Milan Kundera recuerda en un artículo reciente, que tres meses después que el ejército ruso ocupara Checoslovaquia, en 1968, llegaron discretamente a su país tres escritores latinoamericanos: el mexicano Carlos Fuentes, el argentino Julio Cortázar y el colombiano Gabriel García Márquez. Menciona este hecho como el punto inicial de una relación que lo llevó a comprender la identidad que existe entre dos regiones alejadas de Occidente -tanto de su centro como entre sí- como son las naciones del centro de Europa y América Latina.

Sostiene Kundera que este primer encuentro y sus conversaciones posteriores con Carlos Fuentes le permitieron de pronto ver a "mi Europa Central en la inesperada vecindad de América Latina: dos lindes de Occidente situadas en los extremos opuestos; dos tierras olvidadas, despreciadas abandonadas, dos tierras parias; y las dos partes del mundo más profundamente marcadas por traumatizante experiencia del barroco. Digo traumatizante porque el barroco llegó a América Latina como arte del conquistador, y a mi país natal traído por la sangrienta Contrarreforma". Agrega que "Eran dos partes del mundo iniciadas en la misteriosa alianza del mal y la belleza". Dice también que en sus conversaciones con Fuentes de pronto vio "un puente plateado, rutilante, erigido sobre el siglo, cual arco iris, entre mi pequeña Europa central y la inmensa América Latina, un puente que unía las estatuas exóticas de Matyas Braun en Praga y las enloquecidas iglesias de México".

Y no sólo la literatura unía a las dos regiones, sino también sus democracias "interrumpidas", la transformación de la memoria dolorosa del pasado reciente, que afecta a los dos pueblos en sentimientos positivos que contribuyan a construir el futuro, y la preocupación por la apatía frente al ejercicio cotidiano de las prácticas democráticas.

Pero hay un aspecto, en el que la Argentina aún debe aprender de la República Checa: ésta última se ha caracterizado, en los últimos años, por el hecho de que sus intelectuales y hombres de la cultura han sido un gran activo del país, tanto para lograr el consenso político interno, como en la proyección externa del país. La figura del presidente Václav Havel es una muestra elocuente del éxito checo en este terreno; un capital cultural, aplicado a la solución de los problemas centrales de un país, en momentos en que la crisis política y económica aparece como la característica más saliente de la Argentina frente al mundo.

Es en este contexto que surge, a fines de 2001, el Foro Checo-Argentino, constituído por intelectuales checos y argentinos, con el objetivo de afianzar el pensamiento y los lazos culturales entre dos países con más puntos en común de lo que parece.

A través de esta página, donde aparecerán artículos sobre la temática checo-argentina en español, inglés y checo, buscamos también mantener informados a nuestros lectores sobre las últimas novedades de esta iniciativa, así como de los desarrollos del Diálogo Cultural Argentino-Checo, la Universidad Carolina y el Foro Mercosur - Visegrad, además de toda otra actividad de interés de la sociedad checo-argentina.

Miembros del Foro Checo Argentino:

Ana Houskova (Universidad Carolina)
Borivoj Hnizdo (Universidad Carolina)
Cyril Hoschl (Universidad Carolina)
Frantisek Vrhel (Universidad Carolina)
Hedvika Vydrova (Universidad Carolina)
Jan Sokol (Universidad Carolina)
Jiri Kraus (Universidad Carolina)
Juan Fleming (Embajador de la República Argentina en la República Checa)
Lenka Rovna (Universidad Carolina)
Lubomir Mlcoch (Universidad Carolina)
Marta Oyhanarte (Poder Ciudadano)
Petr Pithart (Senador de la República Checa)
Roberto Forster (Universidad of Buenos Aires)
Rosendo Fraga (Centro de Estudios Nueva Mayoría)
Vladimir Nalevka (Universidad Carolina)

Para contactarse con nosotros, puede hacerlo por vía postal a:

Foro Argentino-Checo
Estados Unidos 943
CP 1101 - Buenos Aires
Argentina