10º Aniversario de la Constitución de Ucrania
Jun-28-06

El 28 de junio del año 1996 la Verjovna Rada (Parlamento) de Ucrania aprobó la Constitución Nacional. Este importante acontecimiento, acaeció como resultado de un continuado y polifacético proceso constitucional que, sin duda alguna, corresponde a varios momentos providenciales y cruciales de la moderna historia de Ucrania.

La aprobación de una nueva Constitución, el año que Ucrania conmemoraba su 5o Aniversario de Independencia, marcó la culminación de una importante etapa en el desarrollo de nuestra sociedad y Estado, en la formación de nuestro sistema nacional de derecho y en el establecimiento de fundamentos legales de una Ucrania verdaderamente soberana e independiente.

Tomando en cuenta los últimos logros del pensamiento científico constitucional, tanto a nivel nacional como mundial, y la práctica de la confección constitucional, la Constitución de Ucrania se convirtió en la encarnación del ideal nacional y el reflejo de la mentalidad de nuestro pueblo. Una prueba de la aptitud de la nación ucraniana, como sociedad político – étnica, para la creación de Estado y, también, se convirtió en un proyecto de futuro desarrollo del Estado en sus aspectos político, económico, social y cultural y en un pasaporte para el ingreso de Ucrania a la sociedad europea y universal.

A la Constitución de Ucrania le corresponde el lugar más importante entre los documentos político-legales fundamentales del sistema legal de nuestro Estado y sociedad. Ella contiene normas, tanto de carácter legal como político, que mutuamente convenidas e interconectadas en su sistema, crean una base única imprescindible para regular las relaciones societarias más importantes, para garantizar los derechos y libertades del hombre, condiciones de vida dignas y un progresivo desarrollo del país.

El proceso constitucional en nuestras tierras comenzó mucho antes de la conquista de la independencia y tiene una antigüedad de varios siglos.

El pueblo ucraniano en su primer período de estado (el Principado de Rus-Ucrania, y los estado de Halych -Volyñ y la Rus-Lituania) no tenía su propia ley escrita de carácter constitucional - estatal pero, aún así, fueron puestos los antecedentes para un posterior desarrollo de ideas político-legales en Ucrania.

La reliquia histórica más importante, que pudo resguardar las antiguas normas de derecho consuetudinario, fue “Ruska Pravda” (La Verdad de los Rus). Aunque el documento original se perdió, hasta nuestros días se han conservado muchas registros (cerca de 300). Además del derecho consuetudinario, en la “Ruska Pravda” también fueron recopilados los así llamados “códigos de príncipes”.

Hasta nuestros días se han conservado diversas variantes, por su contenido y significado, de antiguos registros, verdaderas muestras de labor creativa de órganos estatales del poder en la era de Rus-Lituania. Sin embargo, sólo pueden ser considerados actos de carácter estatal y constitucional los acuerdos y documentos de los tiempos de la formación del Estado Cosaco.

Bohdan Khmelnyckyi tenía un amplio programa para la formación del Estado ucraniano. Desde los primeros años de su gobierno encara el problema de regulación de las relaciones con los Estados limítrofes como también el de la política interna y de la consolidación administrativa de tierras ucranianas. Después de la muerte de Bohdan Khmelnyckyi, Ivan Vyhovskyi continuó con la política estatal relativa a la renovación del Gran Principado de Rus. Posteriormente, el ideal independentista continuaba en las mentes de los líderes nacionales ucranianos. Esto se refiere, especialmente, a Petro Doroshenko, Ivan Mazepa y Pylyp Orlyk.

“Pactos y Constituciones de leyes y libertades del Ejército de los Zaporogos (Cosacos)” escritos por el Hetman (Comandante Supremo) del Ejército de los Zaporogos, Pylyp Orlyk y sus colaboradores, fueron aprobados el 5 de abril del 1710 en la localidad de Bendery y es la primera Constitución europea en el sentido como hoy día se interpreta.

A lo largo de los siglos, después de la Constitución de P.Orlyk, se fue desarrollando activamente el pensamiento político-social, se fueron elaborando proyectos constitucionales y se fueron cambiando los regímenes políticos y el sistema de gobierno. Hubo intentos de aprobar un proyecto de Constitución, en particular “El Estatuto sobre el régimen de estado, derechos y libertades de la UNR (República Nacional de Ucrania)” en la reunión de la Centralna Rada en abril del año 1918, y en los tiempos del Directorio de la UNR durante el año 1920. Sin embargo, debido a una cantidad de obstáculos, no han podido llegar a su concresión.

En la época de la República Socialista Soviética Ucrania hubo cuatro Constituciones, que se fueron cambiando, una por una, de acuerdo a las sucesivas aprobaciones de las redacciones de la Ley Fundamental de la URSS. Sin embargo, tomando en cuenta el status de cuasi – estado que tenía Ucrania en la composición de la URSS, los mencionados actos constitucionales podrían incluirse, con gran reserva, en el grupo de leyes fundamentales de estado.

Con la aprobación de una nueva Constitución en el año 1996, fue colocado un firme fundamento legal para el desarrollo de la sociedad y estado de Ucrania. Nuestro país entró en una nueva etapa de su desarrollo, que es la prolongación del proceso de reforma integral del gobierno de Estado que comenzó, después de la declaración de la independencia de Ucrania, en agosto del año 1991.

Esto fue posible debido a que la Ley Fundamental de nuestro estado recibió un importante aporte del pensamiento legal europeo. Así, la Constitución determinó una cantidad de nuevas situaciones de principio, en la organización y funcionamiento de un estado democrático, societario y de derecho, que formalizó su entrada en vigencia.

La Constitución ucraniana se compone de un preámbulo y 15 capítulos (161 artículos). En el preámbulo se promulga que la Constitución se aprueba por la Verjovna Rada (Parlamento) “en representación del pueblo ucraniano”, compuesto por “ciudadanos de Ucrania de todas las nacionalidades”, y su base es la ejecución “por medio de la nación ucraniana y por todo el pueblo ucraniano del derecho a la soberanía”. En el preámbulo se destaca la obligación de asegurar en Ucrania los derechos y libertades, dignas condiciones humanas de vida, lograr la paz ciudadana y el desarrollo y fortalecimiento del Estado democrático, social y de derecho.

El Capítulo I del la Constitución de Ucrania lleva por título “Principios Generales” y se compone de 20 artículos. En él se encuentran establecidos los principios fundamentales de orden constitucional de nuestro Estado, que es la base de normalización de las relaciones societarias más importantes.

En particular, en los artículos 8, 9 y 19, se establecen los siguientes principios básicos de construcción y funcionamiento del sistema legal nacional:

La primacía del derecho que prevé un firme mantenimiento de principios legales, independientemente de los razonamientos relativos a su conveniencia política; La supremacía jurídica de la Constitución. La Constitución de Ucrania es la Ley Fundamental y acto de suprema fuerza jurídica, que condiciona la aprobación de leyes y otros actos normativo-legales en base a la Constitución y en total correspondencia con ella; Las normas de la Constitución son de acción directa. Es decir que, en base a la Constitución, se garantiza a los ciudadanos la posibilidad de recurrir al Tribunal de protección de derechos y libertades constitucionales, directamente.

La idea de la supremacía de derecho, señalada por la Constitución, se volvió el principal punto de referencia en cuestiones constitucionales para el reconocimiento del hombre como el más alto valor social, es decir colocar en un lugar prioritario a la persona, al ciudadano y a la sociedad frente al Estado. De este enfoque de la Constitución, como cuestión de principios, surgieron nuevas determinaciones de derechos, libertades y obligaciones del hombre y ciudadano y el reconocimiento a la protección de estos derechos y libertades de cualquier abuso, como principal obligación del Estado.

Las ideas de una sociedad de ciudadanos y un estado justo, independiente, democrático y social, se volvieron básicas para la determinación en la Constitución del nuevo estatus legal de órganos y funcionarios del poder estatal y de administración local, del reparto del poder entre ellos, de la determinación de las formas de restricción y contrapeso, que deben asegurar la imposibilidad de la usurpación del poder por una persona o por un órgano de poder estatal.

Evidentemente, lo puesto en vigencia por la Constitución no resuelve aún el problema de la incorporación a la vida real de todo lo nuevo que ella proclama y garantiza. En relación con aquello, en la nueva Constitución del año 1996 se señala la necesidad de aprobar gran cantidad de leyes nuevas que, estando en el campo constitucional, serían creadas para concretar los derechos fundamentales, libertades y obligaciones de ciudadanos en sus diferentes ramas de vida social y también para la organización y funcionamiento de órganos de poderes estatal y regionales y relaciones entre las personas y el Estado, sobre base democrática.

De tal manera, en la Constitución se prevé la necesidad de continuar con la reforma legal del poder estatal, en la dirección por ella antes señalada, para lo cual fue asignado un Capítulo especial – “Cuestiones transitorias”. Allí se designan plazos y la secuencia de realización de esta reforma.

La duración de la reforma del poder de Estado, su prolongación después de la aprobación de la Constitución que modificó la organización y el funcionamiento del poder estatal sobre nuevos principios, es un fenómeno legal de transición a un estado democrático y de derecho en países de regímenes democráticos formales o totalitarios.

No de casualidad, de manera parecida se realizaron, a su debido tiempo, las reformas democráticas del poder de Estado de Italia, España y Alemania después de renunciar estos países a los regímenes totalitarios.

A lo largo de 10 años, después de la aprobación de la Constitución en Ucrania, duró el proceso de introducción de los estándares democráticos europeos en la cultura política y en la conducción de la economía política. En períodos diferentes, el resultado de la marcha de este proceso, fue de éxito variado. Sin embargo, después de la victoria de la Revolución Naranja, nuestro país se encaminó, sin titubear, por el camino de desarrollo de las organizaciones civiles no gubernamentales.

Los fundamentos del progreso alcanzado en la democratización, especialmente los últimos años, fueron los cambios en la cultura política de Estado como también la divulgación de un nuevo sistema de valores y normas éticas que prevén la unificación de libertad individual y derechos personales con la cultura de responsabilidad social civil.

Desde el 1 de enero del año 2006, entraron en vigor las modificaciones a la Constitución de Ucrania, aprobadas por la Verjovna Rada el 8 de diciembre del año 2004. Las modificaciones mencionadas son sólo una reforma parcial del sistema del poder, que entró plenamente en fuerza después de las elecciones parlamentarias del 26 de marzo del año 2006. La distribución de los poderes de Estado del Presidente de Ucrania a favor del Primer Ministro y la Verjovna Rada esta destinada a convertirse en garantía de una exitosa incorporación de las reformas democráticas en todos los niveles de la vida social y política de nuestro país.

La fecha señalada – el 10o Aniversario de aprobación de la Constitución de Ucrania – nos da la posibilidad, a los descendientes de aquellos, quienes reflejando su propia práctica política presentaron al mundo, de aquel entonces, los democráticos artículos de la Constitución de Pylyp Orlyk en medio del reinado de las tiranías monárquicas, apreciar nuevamente el camino recorrido a través de los siglos.

Las profundas raíces de las tradiciones democráticas del pueblo ucraniano, en los difíciles tiempos de la renovación de la independencia, nos permitieron alcanzar el acuerdo por el camino de las negociaciones, evitar derrames de sangre y agudos enfrentamientos internos, por las que pasaron prácticamente todos los países postsoviéticos. Pudimos vencer una importante cantidad de catástrofes económicas, sociales y naturales y demostrar la fortaleza de nuestro espíritu nacional.

Tales abruptas transformaciones durante períodos de tiempo relativamente cortos, no acontecían con frecuencia en otros países. Por ello los últimos 15 años de independencia y 10 años de la existencia de la Constitución dan pié al optimismo y fe en las propias fuerzas, en nuestro pueblo y esperanzas en la generación joven.

Home | Acerca de | Los Foros | Artículos | Noticias | Links
© 2002 Celaforum.org | Todos los derechos reservados | All rights reserved