Borges vuelve a seducir a Praga
Ago-17-04 -Por Juan E. Fleming*

PRAGA.- Resulta grato y estimulante percibir el interés y el aprecio por la cultura argentina y por la obra de Jorge Luis Borges, como ocurrió durante el encuentro cultural "Kafka-Borges/Buenos Aires-Praga", que durante un mes organizó nuestra embajada en la República Checa, con el apoyo de la Cancillería, la Secretaría de Cultura de la Nación y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

El doctor Josef Cermak, uno de los principales "kafkólogos" -si así puede denominarse a los estudiosos de Kafka- dijo que en los años 50, durante el régimen comunista, los intelectuales y la gente culta hicieron "colas" ante las librerías para la compra de las traducciones y los cuentos de Borges, editados por Odeon.

Cermak fue uno de los promotores de esa publicación. Hoy, en las jornadas dedicadas a Kafka y Borges, no dudaron en participar los principales escritores e intelectuales checos: Ivan Klima, Arnost Lustig, Kurt Krolop, el mismo Cermak y Jirí Grusa, presidente del Pen Club Internacional.

Y, por cierto, despunta el auspicio de Vaclav Havel, esta vez desde el "llano", pues en 2002, siendo presidente checo, honró a nuestra cultura, a Borges y a la Argentina con un formidable e inspirado mensaje sobre el Golem.

Encuentro histórico

En la actual República Checa, democrática, de economía de mercado y equiparable a cualquier país de Europa Occidental, se desarrolló el primer seminario sobre Kafka desde el encuentro histórico de Liblice, en 1963.

En esa ocasión, las autoridades comunistas, luego de oponerse, aceptaron con renuencia su realización debido al irrenunciable empeño de los intelectuales checos. El régimen que lo consideraba un autor "decadente", burgués y "enemigo del pueblo" temía que Liblice significara el comienzo de la contrarrevolución, como efectivamente lo fue, dado que en esa época ya campeaban deseos de libertad.

¡Qué ironía magnífica del destino que un autor erróneamente considerado en su vida personal como indiferente a la situación política en su alrededor, fuera quien contribuyera a dar decisivo impulso para la lucha por la libertad!

Y nos cupo a la Argentina el privilegio de organizar junto con los checos este primer seminario sobre Kafka, junto con Borges, que quedará en la historia de la cultura y de la relación entre nuestros dos países. Y ello, gracias a nuestra cultura, tan próxima y mutuamente receptiva de la checa.

Expusieron María Kodama, Alina Diaconú y Santiago Sylvetser, junto con escritores e intelectuales checos, más dos eslovacos y un británico. Como conferencista individual, participó Rolando Costa Picazo, presidente del capítulo argentino del Pen Club.

El destino también quiso que en medio de estas circunstancias el presidente Néstor Kirchner, y su señora, la senadora Cristina Fernández de Kirchner, junto con su comitiva oficial, visitaran privadamente Praga como escala técnica en viaje a China.

No sólo las autoridades checas han apreciado su paso por este magnífico país -la primera visita de un presidente argentino y su esposa-, sino que la senadora Fernández de Kirchner visitó el Museo Kampa, donde se exhiben obras de Zdrvako Ducmelic, el pintor preferido de Borges.

Actuaron como co-organizadores del encuentro "Kafka-Borges/Buenos Aires-Praga", junto con la embajada argentina, la Sociedad y el Centro Franz Kafka, el Museo Judío de Praga y la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Carolina.

El festival "Kafka -Borges/Buenos Aires-Praga" permitió elaborar, también, la primera guía sobre la Kafka de Praga, concebida por nuestra embajada y realizada con el doctor Cermak. Se trata de un "Vademécum de la Praga de Franz Kafka".

Allí colocamos los 14 domicilios que tuvo en Praga y mencionamos los hechos principales de su vida y las narraciones y los libros que fehacientemente escribió mientras residió en ellos.

También incorporamos la vivienda de Max Brod, su amigo íntimo y gracias a quien conocemos hoy su obra, así como los sitios donde hizo sus estudios escolares y universitarios; donde trabajó; los cafés en los que se reunía con sus amigos Franz Werfel, Wily Haas, Ernst Deutsch, Ernst Polak y por cierto Max Brod, o donde asistía a las funciones de teatro por la compañía de Jizchak Löwy, con obras de inspiración hasídica, al igual que los teatros y cines que frecuentó.

*Juan E. Fleming es embajador argentino en la República Checa. Artículo publicado en el diario LA NACION el 4 de agosto de 2004

Home | Acerca de | Los Foros | Artículos | Noticias | Links
© 2002 Celaforum.org | Todos los derechos reservados | All rights reserved