El legado de Vaclav Havel
El Presidente de la República Checa, Václav Havel deja su cargo tras trece años de ejercerlo.

Se trata de una personalidad singular, que ha logrado demostrar que el humanismo como valor central de un líder político, no está reñido con la globalización ni con la política, en momentos que parecen haberse deshumanizado.

Ha sido un destacado escritor de su país, activo militante contra la dictadura comunista, quien sufrió cárcel y persecución durante este régimen y que en reconocimiento a sus valores morales e intelectuales fue elegido por sus conciudadanos para regir los destinos del país, en el complejo momento que configuró la caída del comunismo, la democratización y transformación de la economía hacia el capitalismo, después la incorporación a la OTAN y ahora en la Unión Europea.

La democratización de Checoslovaquia, fue llamada la “revolución de terciopelo”, porque tuvo lugar sin violencia y evitándose que un cambio tan rotundo, tras un régimen represivo con decenas de miles de víctimas como fue el comunismo en este país, produjera caos, anarquía o revanchismo alguno. Václav Havel es la personalidad que más acabadamente expresa los valores que determinaron este excepcional proceso.

Poco tiempo después, como Presidente, le tocó manejar con éxito la división de su país en dos, cuando Checoslovaquia se dividió en la República Checa y la República Eslovaca. Fue un proceso incruento y consensuado, realizado en el mismo momento que otra región del ex Imperio Austro-Húngaro, como Yugoslavia se desangraba en una cruel y sangrienta guerra.

La naciente República Checa lo elige nuevamente para regir los destinos del país y lo hizo con la combinación de estadista, político, humanista y artista que es.

Ya al comenzar su rol como líder de su país, Havel se constituyó en un verdadero puente entre la Europa Occidental y los Estados Unidos y la Europa Central y Oriental que dejaba el comunismo para incorporarse a la democracia y el capitalismo.

Alentó con entusiasmo y decisión, la incorporación de su país y su región a la OTAN y la Unión Europea y antes de dejar el cargo ha visto coronados con el éxito sus esfuerzos.

Desde la segunda mitad de los años noventa, el campo de acción de Havel se universalizó. En 1997, convocó en el histórico Castillo de Praga, a la primera edición del “Foro 2000”, en el cual reunió a personalidades mundiales de diferentes países, continentes, culturas, religiones e ideologías, buscando promover el diálogo, el entendimiento, la comprensión y el consenso.

Havel ha venido reuniendo este Foro en forma anual desde entonces, estableciendo un verdadero puente entre las diferentes brechas que sufre la humanidad y lo acaba de hacer por sexta vez a fines del año pasado. Seguramente, será un ámbito en el cual continuará desarrollando su acción después de dejar el cargo.

Los discursos que pronunció como Presidente, constituyen un elemento muy valioso para quienes quieren hacer posible la connivencia entre el humanismo y la política, el humanismo y la globalización.

El 20 de setiembre de 2002, en el discurso que pronunció en New York, ante graduados universitarios, que tituló Václav Havel: el Dramaturgo como Presidente, realiza un balance de su Presidencia a poco tiempo de finalizar el mandato en el que dice: “se acerca la época en que aquellos que me rodean, el mundo y mi propia conciencia ya no me preguntarán cuáles son mis ideales, ni me preguntarán qué deseo cumplir y cómo quiero cambiar el mundo, sino que comenzarán a preguntarme qué he logrado, qué ideales he cumplido y cuáles fueron los resultados, cómo quiero que sea mi legado y qué clase de mundo quiero dejar detrás de mí”.

Dos meses después, tuvo a su cargo el discurso inaugural de la Cumbre de la OTAN que se reunió en Praga, en un momento que la lucha contra el terrorismo internacional y el eventual ataque a Irak ya dominaban la agenda internacional. Dijo entonces: “Entender a otras personas, otras culturas, otras costumbres y el esfuerzo de no despreciarles, sino construir junto a ellos una red de relaciones basadas en la igualdad obviamente no significa que deberíamos renunciar a nuestros propios criterios o normas y ocultar nuestra convicción para crear un clima agradable. Todo lo contrario: las verdaderas relaciones de amistad no se pueden apoyar en mentiras, solamente podrán crecer de una tierra fértil de sinceridad mutua”.

A pedido del Centro de Estudios Nueva Mayoría, el equipo de Václav Havel seleccionó los 21 discursos políticos más relevantes pronunciados como Presidente entre 1990 y 2003, los que han sido traducidos al castellano por primera vez y a partir de hoy están disponibles para ser consultados en el sitio foro argentino-checo www.celaforum.org y en febrero serán editados, como forma de reconocimiento a Havel pero también como una contribución al esclarecimiento de los valores que deben inspirar la acción política en los países de habla hispana.

Havel ha demostrado que es posible ser político sin claudicaciones. Que es posible ser político sin abandonar la sencillez y la sensibilidad humana. Que es posible ser político y mantener el espíritu abierto a las artes y la cultura. Que es posible ser político y no perder la sensibilidad. Ese es su legado.

Rosendo Fraga

Director del Centro de Estudios Nueva Mayoría

Home | Acerca de | Los Foros | Artículos | Noticias | Links
© 2002 Celaforum.org | Todos los derechos reservados | All rights reserved