La cultura como instrumento de la política exterior
por Rosendo Fraga

La cultura hace a la esencia de la nacionalidad. Es más, en momentos que la globalización parece diluir las fronteras políticas, económicas y territoriales, la historia y la cultura -a veces también el deporte- se transforman en campos en los cuales los países manifiestan y enfatizan su nacionalidad.

Francia es un país que ha dado un claro ejemplo de cómo la cultura, además de ser una expresión de su entidad nacional, ya sido una forma fundamental de su proyección hacia el mundo y un instrumento primordial de su política exterior.

Además, la historia muestra cómo los países en crisis, pueden recurrir a la cultura para proyectarse, cuando la política o la economía no se lo permiten.

Un ejemplo de ello fue la República Checa, que en los años sesenta y setenta, pese a la represión comunista que adquirió formas muy violentas en 1968 contra el levantamiento de Praga, a través de una joven generación de cineastas y escritores, -entre los cuales estuvo el actual presidente Václav Havel-, logró proyectarse como Nación en circunstancias muy adversas, a través de su producción cultural.

Casualmente Praga, la capital Checa, muestra en estos días un caso concreto de cómo la cultura puede transformarse en una forma de proyección nacional ante el mundo y en un instrumento de la política exterior, para un país que atraviesa en este momento la crisis más grave de su historia, como es la Argentina.

En la capital Checa se realiza en estos días la exposición “Golem 2000”, que tiene como motivo central el poema que dedicara el escritor argentino Jorge Luis Borges al personaje de la leyenda judía de este nombre.

El presidente de la República Checa, el político y escritor Václav Havel, sostiene que esta exposición, está inspirada por “la antigua y rica tradición del Golem, de significados múltiples, constantemente reinterpretados y a muchos niveles. Una tradición muy frecuentemente vinculada con Praga, su pluralidad cultural y religiosa y su algo borrosa espiritualidad”.

Havel explica que el Golem “es algo (o alguien incompleto), sin terminar, en estado de perpetua gestación y nacimiento según la tradición asociada -y no de manera accidental-, con la Praga de los tiempos del Emperador Rodolfo II, y del Rabino Loew; con la Praga de la alquimia, del misterio; la Praga de los doctos, charlatanes y maestros espirituales”.

El Embajador argentino en la República Checa, Juan Eduardo Fleming, dice que Jorge Luis Borges se inspiró para su poema sobre el Golem, en el rabino Gershon Sholem, quien “nos habla de tres fases o interpretaciones del “personaje”: la primera, bíblica -enriquecida por la exégesis de Agaddá-, la segunda cabalística y la tercera mágica. Cada una definida con una cierta precisión en base a los siglos y eras que precedieron” y agrega que “Borges inscribe su bello, profundo y pícaro poema entre las dos últimas”.

El poema de Borges que motiva la exposición comienza con una primera estrofa, que es una de las tantas expresiones de la universalidad del escritor:

Si (como el griego afirma en el Cratilo)
El nombre es arquetipo de la cosa,
En las letras de rosa está la rosa
Y todo el Nilo en la palabra Nilo.

La última estrofa -la número dieciocho-, termina con la excepcional ternura religiosa que expresa un agnóstico como Borges:

En la hora de angustia y de luz vaga,
Es su Golem los ojos detenía.
¿Quién nos dirá las cosas que sentía
Dios al mirar a su rabino en Praga?

La exposición fue motivada por la traducción al checo de este poema, previo concurso y tiene por ámbito la Academia de Artes, Arquitectura y Diseño Checa, a pocos metros del río Vatlava que divide la ciudad.

La entrada está franqueada por las banderas argentina y checa y el nombre de Borges ocupa un amplio espacio en el nombre del edificio.

La muestra también ha integrado a la expresión de los artistas plásticos argentinos, que alguna vez pintaron al personaje de la leyenda judía de Praga. Se exponen así el cuadro “El aliento del Golem” de Rómulo Maccio; “El Golem, su soberbia” de Josefina Robirosa; un fragmento de “La creación del Golem” del artista argentino Pedro Roth, nacido en Budapest; un fragmento de “Golem 2000”, del artista argentino Pier Cantamessa, nacido en Montecarlo. Junto a ellos, obras de pintores checos que también tomaron al Golem como inspiración.

Paralelamente, la exposición ha dado motivo de encuentros de María Kodama con los hispanistas checos, para analizar y discutir distintos aspectos de la obra de Borges, varios de cuyos libros ya han sido traducidos al checo.

La distancia geográfica, es un impedimento para el comercio entre la Argentina y la República Checa, y es así como el intercambio comercial entre los dos países, es de sólo algunas decenas de millones de dólares.

Pero el caso de la exposición que tiene como punto de partida la traducción al checo de un poema de Borges, es una muestra de cómo aún en la crisis, la Argentina puede adquirir proyección a través de su cultura y ésta ser un instrumento de su política exterior.

Cabe señalar que simultáneamente, se está realizando en Barcelona una gran exposición sobre Borges, que lo muestra en sus diversas dimensiones y significados.

En 2002, la Argentina es el país del mundo que más ha caído el PBI y que más aumentó la pobreza, pero todavía es capaz de proyectarse culturalmente con toda su especificidad, pluralidad y universalidad y ésta es una posibilidad que no debe ser desaprovechada.

Rosendo Fraga
Director del Centro de Estudios Nueva Mayoría

Home | Acerca de | Los Foros | Artículos | Noticias | Links
© 2002 Celaforum.org | Todos los derechos reservados | All rights reserved