América Latina y Europa Central desde Praga
por Rosendo Fraga

Un día frío y lluvioso del otoño del hemisferio norte, en la Universidad Carolina de Praga. Las ventanas dan sobre el río Vatlava que corta la ciudad. A tres cuadras, el histórico “Puente Carlos”, una de las mayores atracciones turísticas de la ciudad.

También a tres cuadras pero en la dirección contraria, las banderas checa y argentina presiden en el frente de otra dependencia de la universidad, la exposición “Golem 2002”, donde el poema del escritor argentino Jorge Luis Borges referido a una de las leyendas más populares de la comunidad judía de la capital checa, ha dado lugar a una muestra cultural, integrada también por obras pictóricas, como “El aliento del Golem” de Rómulo Macció.

En un aula que reúne a los alumnos y profesores de Praga interesados en América Latina -que lógicamente no son muchos, como tampoco lo son quienes en esta parte del mundo se especializan en Europa Central-, compartimos una mesa de debate y exposición, el profesor Jacques Rupnik, un cientista político checo que dirige en París la Fundación Nacional de Ciencias Sociales, el profesor Jiri Kunc, uno de los pocos conocedores de América Latina en la Universidad Carolina de Praga y el que suscribe.

Por ser el invitado extranjero, me toca abrir el fuego. Planteo que América Latina es una identidad histórica y cultural, con una diversidad política, económica y social. Expongo que el Canal de Panamá marca una frontera, al norte del cual, México, América Central y el Caribe, se encuentran en un área de directa influencia política, económica y cultural de los Estados Unidos. En cambio América del Sur, está más alejada del influjo norteamericano y se siente más cerca de Europa, pero la distancia geográfica hace que esta parte de América Latina no pueda plantearse una verdadera incorporación a este continente, como lo ha logrado Europa Central. Digo que ésta parte del mundo ha resuelto más exitosamente que América Latina tanto la consolidación de la democracia como la incorporación a la economía globalizada porque en última instancia son Europa.

Con acierto, el profesor Rupnik plantea matices y diferencias con mi exposición. Señala que América Latina tiene un pasado reciente mucho más capitalista que Europa del Este y que incluso en regímenes autoritarios como el de Pinochet, se implementaron políticas muy capitalistas. Argumenta que la distancia geográfica es un argumento relativo, ya que países como la Argentina, con la convertibilidad entró en el área económica del dólar.

Reconozco los matices que expresa, pero señalo que la experiencia de Chile responde a un país en el cual vive sólo el 3% de la población total de América Latina y que si bien la región tenía más experiencia capitalista que la Europa Central comunista, los regímenes populistas habían dominado gran parte de las últimas décadas.

El profesor Kunc, se plantea si realmente América Latina existe o en realidad es una invención literaria, como lo habría reconocido Gabriel García Márquez con su “realismo mágico”.

Dice que el problema es que uno elige su pasado, que los países eligen su historia y que ésta pesa e influye en el presente, como le sucede a la República Checa con su pertenencia al Imperio Austro-Húngaro durante tres siglos hasta la finalización de la Segunda Guerra Mundial.

Menciona a México como un país que ha logrado una buena elección de su pasado en función de su presente y muestra la influencia checa en la cultura mexicana a través de la música. Cuenta algo que yo ya había escuchado a un Embajador mexicano en Buenos Aires, que los instrumentos de viento que están incorporados a las orquestas de mariachis, fueron herencia dejada por los músicos checos que a mediados del siglo XIX acompañaron al Emperador Maximiliano de Habsburgo en su breve Imperio mexicano.

Alguna fibra me ha tocado y replico que América Latina existe, aunque reconozco que es más una realidad geográfica, histórica y cultural, que política, económica y social.

Estudiantes y profesores inician un diálogo con comentarios y preguntas, donde los interrogantes sobre el por qué de la Argentina y su crisis vuelven una y otra vez como un caso que despierta interés académico.

Siempre los estudios comparados son relativos, porque las experiencias y los procesos sociales son intransferibles, pero intentarlos suele permitir comprender que los países no son realidades aisladas y menos aún al comenzar el siglo XXI en el mundo hiperglobalizado.

A dos cuadras de allí, dos días después María Kodama tendrá un encuentro con los hispanistas checos, en el marco de la exposición “Golem 2002”, que el embajador argentino en la República Checa, Juan Eduardo Fleming -un diplomático que sabe usar la cultura como instrumento de la política exterior-, espera proyectar el año próximo en Buenos Aires en una exposición, encuentros y actividades similares entre argentinos y checos referidos al Golem.

Rosendo Fraga
Director del Centro de Estudios Nueva Mayoría

Home | Acerca de | Los Foros | Artículos | Noticias | Links
© 2002 Celaforum.org | Todos los derechos reservados | All rights reserved