La brecha entre ricos y pobres vista desde Praga
por Rosendo Fraga

Desde hace cinco años durante el mes de octubre, el Presidente de la República Checa, el político y escritor Václav Havel, convoca a un foro para tratar temas que afectan a la humanidad, a personalidades de distintos campos, países y regiones.

Este año, la convocatoria tuvo como centro de discusión “Puentes para las brechas globales” y reunió durante el 18 y 19 de octubre a cuarenta personalidades de diferentes disciplinas y actuaciones, que deliberaron en el Palacio Municipal de Praga, un histórico edificio del siglo XVII, reformado en los dos siguientes, para simbolizar la creciente confianza cultural de Praga en sí mísma.

Por un lado, Mats Karlsson, economista sueco, actual Vicepresidente del Banco Mundial; Jeffrey Sachs, economista norteamericano de la Universidad de Columbia; Eduardo Anninat, economista chileno, actual Subdirector del FMI; Chris Patten, político británico Comisionado de Relaciones Externas entre 1979 y 1992; Rufus Yerxa, Director alterno de la Organización Mundial de Comercio y Jan Muhlfeit, un checo que es Vicepresidente de Microsoft para el Medio Oriente y África, plantearon la realidad del mundo globalizado, el cual es un hecho y que es imposible negar.

Por otro, figuras como Wahu Kaara, una activista de Kenya que defiende el medio ambiente, que integra una organización internacional que propone cancelar la deuda de los países en desarrollo; Ahmed Kamel, un palestino que es jefe de la agencia Al-Jazeera para Europa; la activista india Anuradha Mittal, que dirige en su país la organización “Comida Primero”; Ricardo Navarro, un salvadoreño, activista ecológico; Najma Sadeque, una escritora, periodista y militante por los derechos femeninos pakistaní, reclamaron contra el mundo globalizado que profundiza las injusticias y las diferencias entre el mundo desarrollado y el no desarrollado y dentro de cada una de las sociedades de estos países.

El conflicto entre la globalización y la antiglobalización parece haber reemplazado al de capitalismo y comunismo con nuevas denominaciones.

Quienes defienden la lógica de la globalización, argumentan cómo regiones del mundo no desarrollado de los años ochenta, como China y la Europa Central, hoy han logrado niveles de crecimiento y bienestar superiores a la etapa pre-globalización.

Los que la cuestionan, argumentan que la violencia en el mundo va en aumento al igual que las brechas y diferencias, en función de que los ricos son cada día más ricos y los pobres cada día más pobres, tanto entre regiones, entre países y entre personas. La destrucción del medio ambiente, la ven como una consecuencia de una globalización descontrolada que impulsa en aras del mercado una explotación destructiva de los recursos naturales.

Entre ambas posiciones, figuras como el ex-presidente de Sudáfrica Frederik Willem De Klerk; el político norteamericano Roberto B. Reich que fuera Secretario de Trabajo de la administración Clinton; Yohei Sasakawa, filántropo japonés que fue Presidente la “Fundación Japonesa”; Paul Tran Van Thinh, economista francés nacido en Vietnam, Director de la “Conferencia de Comercio Internacional”, plantean alternativas intermedias, buscando conciliar posiciones, tender puentes, como es el sentido de la convocatoria.

Entre los cuarenta participantes hubo dos argentinos. El diputado del ARI Mario Cafiero, quien plantea que los países endeudados deben poder pagar su deuda con moneda local o en productos y el que suscribe, quien planteó que tanto el problema de la deuda como la desigualdad que sufren los países en desarrollo, requieren el crecimiento económico como condición necesaria para su resolución.

Por su parte el presidente Havel en su discurso de apertura del foro, ha planteado, que cuando se realizó en la capital checa la reunión conjunta del FMI y el Banco Mundial, él ya había alertado “sobre algunos efectos o signos paralelos de la llamada globalización” que están generando críticas acerca de “peligrosas consecuencias que ésta está produciendo”.

Las conclusiones del foro, al cabo de los dos días de discusiones, proponen lograr el apoyo de los países desarrollados para la promoción de reformas que reduzcan la brecha entre países; promover la generación de medios de comunicación locales para reducir la brecha en el campo de la información; promover en gobiernos, Ong’s y las sociedades, los valores de transparencia, honestidad, confianza y democracia; y crear nuevas condiciones que hagan posible el pago de las deudas soberanas por parte de los países en desarrollo.

Son propósitos generales, consensos básicos, No programas o políticas.

Queda la sensación de que la brecha existe, que es real. No sólo en los indicadores cuantitativos, económicos, sociales y educativos. Sino también en las percepciones, las interpretaciones y la valoración de los fenómenos del mundo al comenzar el tercer milenio.

La necesidad de establecer puentes, queda reforzada y el presidente Václav Havel que en 2003 deja la Presidencia de su país tras trece años en el cargo, habiendo conducido su país desde el comunismo a la democracia, la separación incruenta y consensuada de la República Checoeslovaca en dos países independientes, la consolidación de la democracia y el paso hacia el capitalismo, parece dispuesto como ex-presidente a seguir jugando el rol de “puente” entre las brechas de un mundo que hoy parece amenazado por riesgos y peligros cada vez más globales.

Rosendo Fraga
Director del Centro de Estudios Nueva Mayoría

Home | Acerca de | Los Foros | Artículos | Noticias | Links
© 2002 Celaforum.org | Todos los derechos reservados | All rights reserved